Argentino y fiel a sí mismo

13.11.2013 14:50

                                                                    

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SANTA FE. X Argentino de Teatro. Como suele ser costumbre, al Argentino de Teatro no le faltaron ingredientes de los más diversos. En su décima edición -número que despeja cualquier duda acerca de que llegó para quedarse- este evento potenciado por la Universidad Nacional del Litoral (UNL) cruzó sobre la escena en general y los escenarios en particular fuertes dosis de autenticidad, clasicismo, nostalgia, desfachatez, farsa, grotesco y, cómo no, un siempre bienvenido toquecito de bizarrez y desconcierto.

 

La lluvia, que con distinta intensidad fue acompañando cada jornada, se situó lejos de transformarse en un obstáculo. Lo certificó cada función, a pleno, tanto en la sala Maggi, del siempre acogedor Foro Cultural, como en la Mayor y en la Marechal, ambas del imponente Teatro Municipal 1° de Mayo. Las actividades complementarias (presentación de libros, charlas, proyecciones) también tuvieron su público, eso sí, más fluctuante, en función del día y el horario de cada una.

 

Páginas intensas

 

Uno de los episodios más intensos se vivió ni bien el Argentino echó a rodar. La presentación del libro II Inventario del Teatro Independiente de Santa Fe (Ediciones UNL) propició una atmósfera de encuentro entre los integrantes de la comunidad teatral. Reunión que de algún modo replicaba el origen de ese mismo volumen: dos jornadas donde desde la oralidad, teatristas de distintas generaciones, extracciones, formaciones y estéticas intentaron revisar, discutir y ordenar los últimos cuarenta años de teatro santafesino. Esa puesta en común de la historia fue coordinada/moderada por el reconocido crítico Roberto Schneider, pieza clave para la concreción del inventario y co-autor del resultado final junto a Verónica Bucci, insustituible en la titánica tarea de desgrabe, transcripción y co-edición.

 

El escrito es sin dudas peculiar, tanto por cómo fue concebido como por su plasmación final en el papel. Es un formato diferente, que cruza técnicas periodísticas que sin dudas Schneider tiene más que claras. Desde el prólogo, la dramaturga, actriz y directora Norma Cabrera lanza, entre otras cosas: “Reconstrucción de la escena: dos jornadas reúnen a un grupo de teatristas santafesinos. La escena no es del crimen, es de vida y obra. Está estimulada, generada y conducida principalmente por quien reviste como malo de la película: el crítico teatral. No disimulemos, su palabra nos pone locos a todos, la ansiamos, veneramos y defenestramos como a pocas. Él, tan luego él, es quien nos convoca. Y nosotros vamos y ahora este libro es leído. Y nos parece natural. Pero no lo es. No seamos ingenuos, no es moneda corriente. Es un espacio que edita algo inédito, difícil de encontrar en otros puntos del país”. Líneas más que suficientes como para adentrarse a ver de qué se trata el asunto.

 

Cabrera, Bucci y Schneider, lógicamente, se sentaron a la mesa de presentación. Y a ellos se sumó Gustavo Vittori, integrante del Consejo de Dirección de El Litoral, diario que no le perdió pisada al teatro local durante todos esos años en los que abreva el libro. La presencia de Vittori le añadió al acto un mirada diferente, que en principio se perfilaba distanciada del hecho teatral para luego mostrarse comprometida desde el recuerdo y las vivencias cotidianas. Entre otros ricos pasajes y anécdotas, el periodista rememoró cuando, a sus siete años y en el jardín de su propia casa, se hacía teatro hablado, a cargo de dos artistas: nada menos que Jorge Reynoso Aldao y Fernando Birri.

 

Previamente, por la misma mesa, pasaron Miguel Irigoyen, vicerrector de la UNL, y Luis Novara, secretario de Cultura de esa casa de estudios. El motivo para la reflexión no fue otro que los diez años del Argentino y la tarea de Extensión en la cual aquél se inscribe. Los periodistas Miguel Passarini y Alberto Catena, en representación del Círculo de Críticos de las Artes Escénicas de la República Argentina (CRITEA) le entregaron una placa al vicerrector en conmemoración de la década.

 

Otras actividades

 

A propósito de CRITEA, la institución que en octubre cumplió 20 años también tuvo su momento para el balance en relación con su vinculación al Argentino. Un panel federal integrado por los citados Schneider, Passarini y Catena, más Julio Cejas, Gabriel Peralta y Fausto J. Alfonso expuso su opinión sobre estos diez años del evento, reseñó virtudes y lanzó para la consideración de la organización propuestas y ajustes para el futuro.

 

Otras actividades concretadas en el marco del X Argentino de Teatro fueron la charla El piedrazo en el espejo, a cargo de Pompeyo Audivert; la presentación (en la modalidad de teatro leído) del libro Trilogía Madre-Hija, Itinerario teatro (Ediciones UNL), de María Rosa Pfeiffer; y la proyección del video de las jornadas de exposición y debate que dieron origen al II Inventario del Teatro Independiente de Santa Fe.

 

Fausto J. Alfonso

 

FOTO (José David): Verónica Bucci, Gustavo Vittori y Roberto Schneider en la presentación del II Inventario del teatro independiente de Santa Fe.