Asesinatos periodísticos II: La doble muerte de Juárez

03.11.2013 19:55

Elmer Van Hess volvió una vez más de la muerte para instalarse en la tv. Víctor Sueyro murió y resucitó. Sergio Denis no pudo ser menos. A Mónica Vitti la mató Le Monde, pero siguió viva. Y varios medios hicieron lo propio con el inagotable Maradona. Los muertos vivos son cada vez más frecuentes y George A. Romero hoy no sorprendería a nadie con sus ocurrencias.

Pero un caso menos difundido es el de la doble muerte de Servando Juárez. El mítico hombre de radio, fallecido cuando promediaba setiembre, tuvo su primera muerte tres años antes. Al menos así lo demuestra una nota firmada por aquel entonces por un editor gráfico mendocino recientemente premiado.

En realidad, el muerto en cuestión era Servandito, el hijo de Servando. El mismo error del distinguido editor, lo cometió por radio una bisoña periodista, quien apenada se deshizo en elogios para con el veterano locutor. Los reclamos y correcciones no se hicieron esperar, en tanto Servando pudo seguir viviendo pese a las aseveraciones periodísticas que indicaban lo contrario.

En El difunto Matías Pascal, de Pirandello, al protagonista también lo dan por muerto. Mientras velan un cadáver equivocado, el verdadero Matías aparece y presencia oculto la ceremonia. La situación le queda gustando. Ese cuchicheo en torno de su persona... Esa revelación de actitudes y datos impensados... Y así es como decide seguir muerto, pero vivo. La literatura universal ha generado otros ejemplos similares. Y el cine también. No olvidarse de Profesión: reportero, de Michelangelo Antonioni, con Jack Nicholson como muerto-viviente de turno.

Si Servando hubiese hecho lo propio, si hubiese capitalizado la necrológica anticipada, quién sabe las barbaridades que hubiese tenido que escuchar. Sobre todo pasada la fiebre periodística que conlleva toda defunción de un famoso. Pero Servando no aprovechó la situación. Se sabe que la muerte de su hijo lo destrozó y que no estaba como para picardías pirandellianas.

Fausto J. Alfonso



Original publicado en Revista Don Marlon, escenarios y otros placeres, Año 1, N° 2, octubre de 2007.