Atracón nostálgico y belleza esquiva

09.11.2017 15:29

Por Fausto J. Alfonso

Fotos: Magdalena Busaniche

 

SANTA FE. ARGENTINO DE ARTES ESCÉNICAS 2017. EPISODIO 5. Pareciera ser que el arbolito rojo es, para Rody Bertol, el director rosarino, algo así como el rosebud para Kane. Esto es: la pureza, el mejor recuerdo, aquello más preciado… Porque El arbolito rojo (la vida civil de los actores), el espectáculo en sí, es un atracón de nostalgia. Una nostalgia bien entendida, claro, pero que no aplaca lo de atracón.

Pensada como una obra a no estrenarse jamás, según palabras de su propio creador, llegó al Argentino de Artes Escénicas 2017 en su versión de ensayo-función número 51 (ya anticipó Bertol que este año hasta la 54 no paran).

Emoción, ingenuidad y buenos toques de sentimentalismo, o sea todo aquello que en mayor o menor medida hace a la nostalgia, está dispuesto en este espectáculo sencillo y depurado cuyo máximo artificio lo constituye una psicodelia lumínica que el mismísimo Travolta envidiaría para su propio unipersonal retro.

La historia son varias historias: recuerdos imperecederos, retos juveniles, temores varios, amores, exigencias, mandatos… Y la diagonal que cruza todos esos retazos de vida: la actuación, como oficio y como forma de vida. Todo contado de manera entrañable, en tono confesional y sincero.

Las referencias a Spinetta, a los Bee Gees, a Boquitas pintadas, a Alfredo Alcón hacen extensiva la nostalgia al espectador, que termina escarbando en su propio archivo.

Tal vez condicionado (o quizás autocondicionado) por las características del evento, Bertol le dio un giro diferente al final de este “ensayo”. Pero el giro estuvo de más, aunque no desmereció los aspectos sensibles y delicados del todo.

 

Por su parte, desde Mendoza arribó Relato en fiel simetría. Una propuesta que según su directora, Luisa Ginevro, está pensada desde la danza contemporánea, aunque en apariencia se asemeje más a un hecho teatral físico o a una pantomima dramática. La puesta tiene como protagonistas a la propia Ginevro y a Sol Gorosterrazú y aborda los múltiples y contradictorios condicionamientos que sufre a diario la mujer en torno a la búsqueda de un ideal de belleza siempre esquivo, siempre imposible.

Leer más: http://el-pacto-de-fausto.webnode.com.ar/news/mordaz-retrato-sobre-la-autodestruccion/