Esto también lo hizo Menem

03.01.2021 21:37

Por Fausto J. Alfonso

 

Y ocurrió un día, allá por el ’89, en que personas tan disímiles -o no- como Haydeé Padilla, Marta González, Cristina Banegas, Enrique Liporace, el Pato Fillol, el Cuarteto Zupay, Alejandro Dolina, Gerardo Romano y su pequeño hijo, Isabel Sarli, Víctor Laplace, Julio Maharbiz, María Aurelia Bisutti, Néstor Fabián, Chango Farías Gómez, el uruguayo Carlos Perciavalle y una treintena más se unieron por un objetivo en común. El artífice del asunto: quien todo lo hizo, el seductor Carlos Saúl Menem. La meta: ganar la presidencia.

Pasó el tiempo y, producto de la traición de un gobierno que prometió algo y entregó otra cosa (como todos en la Argentina), llegó el desencanto, la desilusión. Resultó ser que Menem, en realidad, no era peronista, sino menemista; como tampoco lo sería después Duhalde (en realidad duhaldista), Néstor (en realidad kirchnerista) y Cristina (en realidad cristinista). Una situación extraña, que lleva a pensar que el peronismo, en definitiva, nunca estuvo en el poder, que por eso estamos como estamos y que habría que darle una oportunidad.

Lo cierto es que, de aquel elenco de luminarias, varios reconocieron ese desencanto, esa desilusión. Así, sin más. Otros cancelaron al turco, cuando no existía el medieval gesto de cancelar. Varios promovieron -hasta hoy- una continua campaña de deslegitimación hacia el hombre de la Feyari yoja. Y, los más osados, se atrevieron al negacionismo, asegurando no haber apoyado nunca al ex o al menos no recordar la situación. Aunque en el fuero íntimo, más de uno habrá tenido el impulso de amputarse los dedos en V que tan ostentosamente muestran a coro en el aviso.

El spot, que desde siempre circula en Youtube, invadió la tele de entonces hasta el cansancio y uno de sus principales atractivos fue, sin lugar a dudas, el hermoso tema de Nebbia: Valerosos corazones. Que Litto grabara junto a Roberto “Fats” Fernández, Claudia Brant y Beto Asurey. Según confesó su autor a quien suscribe, en una vieja entrevista del ’94 para Diario Uno, no fue un tema compuesto a pedido (práctica a la que se hubiera negado), sino un tema ya compuesto que, como peronista, cedió al candidato del momento. Tras el desguace menemista, esa canción es como si no se hubiese creado. Desapareció del mapa musical. Aunque también está en Youtube, a un click del oído, es triste que se haya acallado su difusión por la vergüenza ideológica que representó luego.

Entre varias de las curiosidades que se desprenden de esa pieza audiovisual propagandística, algunas tienen que ver con los sinuosos caminos políticos-partidistas de los integrantes de aquella selección. El caso del Chango Farías Gómez es tal vez el mejor ejemplo en ese sentido: tras apoyar a Menem, logró que se lo designara al frente de la Dirección Nacional de Música. Pero más adelante sería legislador porteño por el macrista PRO (¿?), para volver luego al peronismo de turno, que luego no sería considerado peronismo, claro.

Más consecuente, gracias a su extrema fidelidad a Menem, Julio Maharbiz se vio beneficiado con la dirección de Radio Nacional, luego con la dirección del INCAA y más tarde con la intervención de ATC. Evidentemente, su adhesión al spot fue determinante y fue uno de los pocos menemistas que murió sin renegar de su pasado. Claro que dejó este mundo con decenas de causas por corrupción, igualmente fiel al estilo del patrón.

Llamativos son los casos de Cristina Banegas, Alejandro Dolina y Gerardo Romano, a quienes con solo escuchar la palabra Menem les da urticaria y no han esquivado oportunidad para hablar pestes de su “política neoliberal”, “el capitalismo salvaje” y la “pizza con champagne” (que alcanzaron a picotear). Sin embargo, no han escarmentado. Tras aquella fallida experiencia fílmica, volvieron a protagonizar un spot similar: esta vez apoyando la candidatura presidencial de Scioli. La intriga es doble. ¿Qué hubiese sido de Scioli -y de nosotros- si ganaba? ¿Y qué de aquéllos que lo fogonearon?

El tío Patilludo volvería a la carga en el ’91 con un spot para concientizar sobre el Sida. Allí, flanqueado por Susana Giménez, Gerardo Sofovich, Xuxa, Adelina de Viola, Antonio Cafiero, Pablo Rago, Carlín Calvo, Flavia Palmiero, Silvio Soldán, Guillermo Francella, Julio Bocca, Marcelo Tinelli, Patricia Miccio, sobre un total de 65 famosos. Lo dirigió Juan José Jusid (Los gauchos judíos, Asesinato en el Senado de la Nación, etc.). “El rodaje del anuncio, que se interrumpió 10 veces porque Menem no se sabía la letra de la canción, costó 50.000 dólares (unos cinco millones de pesetas) …”, reseñaba el diario El País, de España, el 11 de octubre de 1991.

Si bien durante el período de Alfonsín, muchos artistas e intelectuales se arrimaron al presidente, lo hicieron pensando más en la democracia que en el radicalismo. Fue Menem, el presidente palíndromo, quien sentó las bases de este tipo de spots corales y abiertamente comprometidos con ideas partidistas. Quienes le sucedieron han replicado hasta hoy el modelo, con variantes. Con el tiempo, esos cortos se han transformado en archivos clave. Se han convertido en un instrumento fundamental para comprender los perversos mecanismos que vinculan a la política con la farándula; y de los que, pasado un tiempo, nadie se quiere hacer cargo.

 

Spot menemista de campaña: https://www.youtube.com/watch?v=i2ITajT6SnI

 

Spot menemista Sida: https://www.youtube.com/watch?v=apDVEa5qQoM

 

Valerosos corazones (Litto Nebbia)

 

https://www.youtube.com/watch?v=XZ2Fp2u3eOU

 

Quién podrá detener a nuestros sueños
que será más feroz que nuestras almas
todo puede suceder como quisimos
si se trata de elegir nuestro destino

Valerosos corazones compañeros
hoy es tiempo de partir hacia la gloria
elegir ser feliz dejar la oscuridad
cambiar la historia

No sirven las barreras contra el viento
no hay forma de parar un alma en vuelo
quién puede ser mejor que tu esperanza
quién puede con tu amor quién puede con tu fe
quién te detiene

Valerosos corazones compañeros
hoy es tiempo de partir hacia la gloria
elegir ser feliz dejar la oscuridad
cambiar la historia

Valerosos corazones compañeros
hoy es tiempo de partir hacia la gloria
elegir ser feliz dejar la oscuridad
cambiar la historia

No sirven las barreras contra el viento
no hay forma de parar un alma en vuelo
quién puede ser mejor que tu esperanza
quién puede con tu amor quién puede con tu fe
quién te detiene

Valerosos corazones compañeros
hoy es tiempo de partir hacia la gloria
elegir ser feliz dejar la oscuridad
cambiar la historia

Valerosos corazones compañeros
hoy es tiempo de partir hacia la gloria
quién podrá detener a nuestros sueños
que será más feroz que nuestras almas

Valerosos corazones compañeros
hoy es tiempo de partir hacia la gloria
quién podrá detener a nuestros sueños
que será más feroz que nuestras almas.