Gennio Morricone y su golazo mundialista

06.07.2020 13:19

Por Fausto J. Alfonso

 

Murió Ennio Morricone. Que bien podría haberse llamado Gennio Morricone, si sus padres hubiesen tenido la bola de cristal. Con su partida, se desmorona definitivamente el trípode italiano en el que se asentó musicalmente una gran parte del mejor cine de los años ’50 para acá.

Bien puede decirse que con Nino Rota y Armando Trovajoli conformaron una delantera invencible. Pelota que tomaban, gol que convertían. Melodía que creaban, melodía que quedaba para la historia.

Por estos días, el mundo sacará número para hablar de las 500 composiciones que para la pantalla y otros ámbitos creó a lo largo de sus 91 años, Para referirse a las decenas de premios y distinciones. Para enumerar los directores con los que trabajó y los títulos que perpetuó en la memoria popular.

Ahora, en lo que a un argentino atañe, es inevitable referirse a que el bueno de (G)ennio fue el autor de la hermosa y pegadiza melodía del Mundial ’78. Dato que a estas horas está haciendo sentir ignorante a más de uno, incluido a quien suscribe. Aunque sabemos que el argentino no tardará en asimilar esa data como si la supiese desde aquel entonces y le dirá a su honesto amigo; “¿Cómo? ¿No lo sabías?... Sííííííí… era el tipo que hizo la del Mundial…”

La composición se llamaba, simplemente, El Mundial. Era instrumental, con profusión de vientos y sintetizadores, sutiles momentos de coro y una ínfima introducción verbal con acento de hinchada: “¡Argentina, aquí el Mundial!” Fue un golazo musical. Sin dudas.

Dicen que G(ennio) luego se avergonzó de haber aceptado el ofrecimiento en plena Dictadura. Pero ese es otro tema, no tan melodioso. Hasta siempre maestro y gracias por el abrumador legado.

El disco de El Mundial, edición francesa.