Un pacto con el cine, el teatro y las nuevas tendencias escénicas. Lo actual y lo vintage. Lo bueno, lo malo, lo feo. Una mirada que intenta eludir la miopía y el astigmatismo del espectador prejuicioso. Un boicot a los números puestos. La difícil tarea de transmitir sin convertirse en una antena repetidora. Gustos, caprichos y necesidades culturales en la era del llame ya y la incomunicación social.

“El artista es el eterno inconforme. Gracias al artista, el poder no puede nunca decir que todos están de acuerdo con él. Esa pequeña diferencia es muy importante. Cuando el poder se siente totalmente justificado y aprobado, no resiste la tentación del fascismo. Las pequeñas armas de un libro o de una película quizás sean todavía útiles para desenmascarar esa potencialidad fascista escondida en las entrañas del capitalismo”.

 

Luis Buñuel

Bien por la mención, pero...

 

La última entrega de los Martín Fierro a la TV dejó, como siempre, distintas torpezas a discutir. A la hora del homenaje in memorian, los significativos olvidos fueron otra vez de la partida. El más imperdonable, el de Nicolás Del Boca. Productor y director que debutó en 1951, a tres días de que se iniciaran las transmisiones, y que trabajó hasta su último aliento en ese medio. Es decir, un indisociable de la pantalla chica.

Pero en lo que atañe a Mendoza, hubo una perla (negra), que denota la improvisación y falta de chequeo de la información. Entre los recordados, tuvo su lugar Maximino Moyano, prócer del espectáculo vernáculo, fallecido en junio de 2017. Todo bien con su mención, pero, ¿a nadie se le ocurrió, nadie se dio cuenta, nadie atinó a relacionar la foto escogida con la fecha de nacimiento consignada? Para información de APTRA (Ventura & Cía.), en la década del ’60, Maximino era una figura consagrada del teatro independiente mendocino, con varias puestas en su haber como actor, director y miembro de elencos emblemáticos. Sin embargo, para la institución que nuclea a los periodistas especializados, Moyano nació en 1969. Lo que se dice, un niño prodigio. Que en los ’70, con pocos añitos, tuvo que aprender a esquivar las bombas y vérselas con una censura férrea que no quería ver en él lo que era, solo un niño.

Agradecemos la captura de imagen al colega Marcelo Piatti, siempre tan rápido de reflejos, y siempre yendo a los pequeños grandes detalles.

Novedades

Un Arrabal que aún puede crecer

23.07.2017 20:01
Por Fausto J. Alfonso   El solo hecho de ponerle el cuerpo a una obra de Fernando...

La incertidumbre dispara la parodia

17.07.2017 00:24
Por Fausto J. Alfonso   Si una de las premisas a tener en cuenta por el crítico (y también por...

La obra de arte: la vitalidad de los 20

02.07.2017 23:58
  Por Fausto J. Alfonso   En un espacio acotadísimo, saltan, trepan, vuelan, reptan,...

Un actor enorme para una fiesta completa

26.06.2017 22:38
Por Fausto J. Alfonso   El actor nacional-popular es aquel que depende en gran medida del...

Y bueno... nada

18.06.2017 10:24
Por Fausto J. Alfonso   Fogueado en universos extrañados y ficciones múltiples, Ariel Blasco...

Simplemente, Maximino Moyano

08.06.2017 10:43
Por Fausto J. Alfonso   ¿Qué título ponerle a esta nota, si su nombre lo dice todo? Pocas...

Mordaz retrato sobre la autodestrucción

06.06.2017 10:27
Por Fausto J. Alfonso   Relato en fiel simetría pone al descubierto la inconciencia -cada vez...

La gran riqueza de un teatro franciscano

29.05.2017 08:42
Los ’90 depararon, entre otras estafas, la de los “tiempos compartidos”. Aquella modalidad...

El INT y sus tácitas discriminaciones

23.05.2017 18:32
Por Fausto J. Alfonso   Por estos días se concreta en Mendoza la 32 Fiesta Nacional del...

El retorno a lo desopilante

11.04.2017 21:36
La fábula es ínfima y sus connotaciones obvias, modestas. Pero el espectáculo exuda tanta...
<< 2 | 3 | 4 | 5 | 6 >>